Deja un comentario

Se extingue la fuente

Por: Bárbara Evangelista Luna

Al referir la extinción de una fuente no me refiero solamente a la muerte de Carlos Fuentes, lamentablemente los grandes pensadores del país, aquellos que en ocasiones representaron el pensar y sentir de muchas personas, están en  peligro de extinción, no porque no existan otros, sino porque no se han atrevido o no se han dejado ver.

Cierto es que personajes como Carlos Monsiváis, Elena Poniatovska, Carlos Fuentes y tantos otros, nos han hecho llegar acontecimientos a las nuevas generaciones como el movimiento del 68, las sucesiones presidenciales y más que irremediablemente han marcado la historia de nuestro país a través de sus escritos y de sus testimonios.

El problema es que pareciera que muchos de nosotros estamos dejando pasar esta oportunidad, no parecen existir jóvenes que estén redactando nuestra realidad, todos aquellos que han dedicado su vida a mostrarla se están yendo, y quiénes siguen.

No obstante, no es culpa directa de los jóvenes escritores no salir a relucir, el verdadero problema es que nos están callando, sino por amenazas, con la muerte. Entramos de nuevo a una etapa que hace no más de cinco años se creía superada, fueron años sin conocer casos de periodistas asesinados después del movimiento de la APPO en 2006, ahora nuevamente hay caza, y por montones.

De nada sirven los organismos internacionales más que para presionar a los gobiernos, pero si los gobiernos no sienten suficiente miedo, no se preocupan. En México existen variados organismos de defensa de los derechos de los periodistas y ¿quién aboga por su labor? Ser escritor, no es lo mismo que un periodista, pero para dar a conocer la verdadera ideología de sus obras y ser un líder de opinión y ser testimonio con credibilidad, se debe entrar al segundo, pues si solo se es escritor, todas las palabras se toman como que pueden ser únicamente ficción, en cambio la labor de periodismo adentra a la persona a dicha zona de credibilidad, de que está reflejando la realidad, muy a pesar de que existan periódicos amarillistas.

Regresando al punto, cómo rellenar esta pérdida. Sabemos que siempre hay etapas y que mientras unos se van, otros llegan, pero todos tenemos una responsabilidad con nosotros mismos y con quienes vienen detrás, hablemos de ello, escribamos sobre ello, no dejamos que las fuentes de información se extingan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: