Deja un comentario

¡Don Goyito, don Goyito, haznos el milagrito!

Por: Bárbara Evangelista Luna

Esto es lo que muchas personas han de estar pidiéndole al famoso Popocatépetl, pues también anda en campaña…

Bastó que hiciera vistosa una vez más su presencia para que las movilizaciones políticas comenzaran, y es que bien deja claro a chicos y grandes, ricos y pobres, que si se decide a actuar, nada habrá que salve a las ciudades circundantes. Con su guiñito de ojo, ha logrado que se arreglaran caminos y carreteras que estaban en el olvido, para la evacuación por si el riesgo de incrementa, a pesar de que en toda nuestra era Don Goyito no ha iniciado ninguna fiesta.

Algunos están aprovechando estas circunstancias de tener los reflectores sobre ellos para hacer visibles algunos otros problemas olvidados en las comunidades. Pero qué mal que tenga que ser una vez más la naturaleza, la que venga a intentar abrirles los ojos a los “políticos” para que se pongan a hacer su trabajo; lamentablemente no siempre lo logra y para ello también tenemos como ejemplo todos los incendios forestales en Guadalajara, Chihuahua, Puebla, Morelos y Quintana Roo, entre otros, en donde no se toman las mismas molestias como con el acontecimiento del Papa, porque temo decir que si Benedicto hubiera deseado ir a la Sierra de Puebla, hubieran movido las montañas para que pudiera lograrse, pero como se trata de un incendio, pues está difícil llegar a la zona y apaciguar el fuego. ¡Lástima!

Sin quitar importancia a las catástrofes forestales, lo cierto es que Don Goyo impone de manera importante. Hay una historia que le brinda esta superioridad al volcán: Regina. La historia de una edecán que a través del Popocatépetl pretende despertar la conciencia de los mexicanos, y no lo logra porque cuando está en eso, llegan los manifestantes del movimiento del 68 seguidos de las fuerzas militares mexicanas y matan a la protagonista.

Hoy probablemente exista alguna otra persona que está despertando al coloso, o puede simplemente ser parte de la mala suerte que rodea a la candidata del partido Blanquiazul, quién sabe. Pero si fuese que Don Goyo quiere un sacrificio, a nadie se le ocurra aventar a los candidatos, capaz que se enoja, despierta a sus compadres volcanos y nos chamusca a todos por pasaditos de graciosos.

Lo que es cierto, es que mientras los candidatos y las televisoras quieren distraernos con sus espectáculos, el volcán de forma baja los mantiene a ellos a expectativas y no los deja concentrarse de todo en su maldad. ¡Don Goyito, haznos el milagrito!

A pesar de ello, puede ser que el coloso quiera darnos un aviso a nosotros. Antropólogos han dicho que justo antes de la llegada de los españoles Don Goyo tuvo una actividad tan intensa como la actual y los aztecas lo interpretaron como mal presagio… y acertaron. ¿Será que tenemos que esperar alguna catástrofe próximamente, a parte de las 60, 000 muertes? Esperemos que no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: