Deja un comentario

El amor en los tiempos del…

Por: Bárbara Evangelista

Hace unos días, mientras algunos seguían festejando el mes del amor, en la cárcel de Nuevo León ocurrió la desgracia del incendio que mató a 44 reos y permitió el escape de otros 30. Durante esta época pre-electoral al gobierno le conviene destacar sus logros y en algunos spots se escucha: “el gobierno ha atrapado a 33 de los 45 líderes más peligrosos de los cárteles en el país”, ¿les suena algo incoherente? Atrapas unos, se escapan otros…

Se corrió el rumor de que el siniestro comenzó por el problema de sobrepoblación; después resultó ser un problema de corrupción por parte de los policías que custodiaban el recinto, pero en realidad no se dice que el problema proviene de una No reforma a la Ley.

Como sabemos los reclusorios que son Centros de Readaptación Social, lo que supondría la actividad, en primera instancia, de modificación de actitudes y comportamiento, pero de nadie es desconocido que las drogas y demás actividades que muchos reos realizaban antes de su ingreso, se siguen gestando.

El problema de la No reforma proviene del hecho de que todas las personas que incurren en un delito son castigados de la misma manera, siendo la diferencia únicamente el periodo de tiempo, pues no existe realmente una forma de definir a uno y otro delito, al menos en el castigo.

Debería existir una manera diferente de ver a aquellos que cometen un delito por primera vez, aquellos que reinciden en un delito y de quienes cometen delitos mayores. Sinceramente son pocas las cárceles en donde se realizan talleres técnicos para que los prisioneros aprendan algo que pudieran desarrollar una vez libres (sobre todos los jóvenes), pero el resto se convierten en un foco de infección cuando, estando juntos los reos de delitos graves y los de delitos menores, los primeros corrompen a los segundos, formando nuevas relaciones para que cuando salgan tengan a quienes poder hacer “sus encargos”.

Además, esto tiene otro problema. Resulta que, dado que los prisioneros no realizan ninguna actividad de entre las cuales podrían estar hornear pan que se vendiera en los alrededores del reclusorio por personas que el gobierno contratara (abriendo también plazas de empleo a gente que vive en la zona), podrían enseñarles alfarería y tener, de igual manera, establecimientos cercanos, entre otros; los reclusorios reciben un monto de dinero mayor al que reciben muchas comunidades marginadas. ¿Vuelve a sonarles algo incoherente?

Es donde uno se pregunta, ¿cómo es posible que a los representantes del gobierno anden pidiéndole al pueblo mexicano que lleven víveres y ropa para las comunidades indígenas (que además dada su incapacidad de movilizar las mercancías de manera rápida y eficiente dejan que se deterioren o en el peor de los casos que se vuelvan inconsumibles e inutilizables) mientras que no se preocupan por hacer reformas que permitan destinar recursos monetarios a quienes deben ser destinados en vez de mantener un foco de delincuencia que bien podría gestarse solo?

Porque también es cierto que si existiera la pena de muerte a aquellas personas que llevan a cabo delitos graves y que ya no son para readaptación, y ya no siempre porque lo quieran así, sino porque el contexto mafioso no les permite estar fuera de esas actividades, es decir, no dejarán de delinquir, podrían probablemente hacer que algunos decidieran no entrar en esas filas, porque viendo que no tienen mayor castigo, las propuestas de la mafia siempre serán tentadoras.

Y por otro lado, no es justo que quienes por necesidad inciden en delitos menores tengan el mismo castigo que aquellos que matan a personas, que las torturan… Habrá quienes puedan decir que “el respeto a la vida” haría imposible que aceptaran una pena de muerte, pero ese respeto nadie lo gesta si se toma en cuenta la marginación que esto lleva a otros y bien es cierto que si no se busca controlar de manera eficiente el virus, tampoco se puede permitir que contagie y al final quienes provocan que esto sea así, digan que fue por sobrepoblación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: