Deja un comentario

Tantas…y ¿cuántas resueltas?

Por: Bárbara Evangelista

Durante el año 2011 se llevaron a cabo 5937 acciones entre manifestaciones y acampadas según el propio Secretario de Seguridad del Distrito Federal, Manuel Mondragón Ical, quien se defendió, durante un programa matutino, de actuar de manera “violenta” en ocasiones porque se deben detener este tipo de actos más allá de que se esté de acuerdo o no con las demandas, pues la ciudad es de por sí caótica como para que se dejen sin más a estos grupos actuar, pues sumado a las molestias viales que causan, el estrés que invade a los citadinos puede provocar situaciones mayores de riesgo en seguridad si alguno tratase de manifestar también su descontento de manera violenta.

El Distrito Federal, al ser la capital de la República Mexicana, recibe a miles de personas de otras partes del país que buscan expresar ante los diferentes recintos de gobierno federal sus inconformidades ante situaciones que no ven solución en sus entidades de origen y ven necesario el traslado para hacer un llamado al ejecutivo federal.

Muchas cosas interesantes pueden sacarse de esto:

  1. Sabemos que de alguna manera las autoridades deben resguardar la seguridad de los manifestantes y los ciudadanos, pero ¿no sería más seguro si todos tuviéramos las oportunidades? Así no habrían demasiados descontentos, además deberían controlar más los gobiernos locales, pues su ausencia de respuesta a sus problemas son los que llevan a las personas a viajar a la capital.
  2. Las autoridades se quejan de las manifestaciones de los ciudadanos pero ¿por qué no se quejan de obstrucción de las vialidades que ellos mismos provocan?

No es sorpresa que las vialidades del Distrito Federal se vean desbordadas de automovilistas en primera, por la sobrepoblación de personas con auto, en segunda, porque siempre hay obras en construcción.

Muchas veces el cierre de vialidades por obras se ven desiertas de trabajadores, lo que lleva a cuestionar, si no hay nadie trabajando y además a la vialidad no le han hecho ningún trabajo que conlleve apertura del pavimento o excavación, por qué mantenerla cerrada; o mejor aún, si no hay necesidad de hacerlo, por qué no trabajan por la noche, pero es en estas situaciones que no existen peligros para ellos.

O qué decir del caos vial que se sitúa en el zócalo capitalino cuando instalan cada año (desde la llegada de Marcelo Ebrad a la gubernatura del Distrito Federal) la mega pista de patinaje, ¿ahí tampoco existe peligro? Es una contradicción del tamaño del hielo que la forma; o qué decir del permiso que se otorga al duopolio televisivo para llevar a cabo sus conciertos o eventos que a nadie hacen falta, lo único que hacen es dejar claro, una vez más, que al pueblo “pan y circo” le va muy bien.

El Secretario de Seguridad también expresó con descontento que en lo que va del 2012 llevan 580 nuevos movimientos sociales, lo que amenaza con rebasar la cifra del año anterior, es entonces cuando la cuestión ¿y cuántas resueltas? toma sentido, si no se hace algo por resolver de manera eficaz los problemas, estas inconformidades seguirán haciéndose presentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: